Garabatos por aquí, Garabatos por allá

garabatos en niños de 2 a 3 años

Garabatos en niños de 2 a 3 años.

¿Quien iba a decirme qué iba a ilusionarme hasta las lágrimas al ver unos cuantos garabatos hechos con uju nos marcadores de colores? Peor aún, ¿Quien iba a decirme que ni siquiera me iba a importar que esos garabatos estuvieran sobre el diario que ni siquiera había podido ojear o sobre el libro de García Márquez que me acababa de comprar?

Así es, la maternidad te cambia rotundamente, te pone el mundo de cabezas, y las cosas más simples llegan a emocionarte. Como la primera vez que tu pequeño demonio agarra un lápiz o la primera vez que dibuja unas rayas en una hoja de papel. Incluso, la primera vez que usa como lienzo para su peculiar arte las paredes de tu da sala recién pone pintadas ¡y con marcador indeleble!…  Aunque luego quieras cometer hijisidio cuando te demoras tres horas en tratar de limpiarlo.

Garabatos

Garabato, la Real Academia Española lo define como:

«Rasgo irregular hecho con la pluma, el lápiz, etc.»

O con un fibron indeleble, tal como hizo mi Mayor el día que sus garabatos más que emocionarme me dieron ganas de salir corriendo. Estábamos sólos en casa, yo embarazada. Fueron unos segundos de descuido, antes de darme cuenta de que había escrito toda (y cuando digo toda, lo digo en serio) su mesita y sus sillas blancas con fibron Negro. Hoy lamento no haber sacado una foto de la escena del crimen, pero en ese momento en lo único que no pensé fue en retratar el momento. Fue un largo rato, mucho alcohol y cif limpiador, y un gran esfuerzo, para reparar los daños.

Pero, fuera de ese incidente, (desde el cual, los fibrones indelebles están guardados en un lugar muuuy alto), los garabatos suelen emocionar. Y ni te digo cuando los garabatos empiezan a tomar formas… Aunque el insista en que es un avión y vos sólo veas una flecha.

En mi caso, estoy pasando esta etapa por tercera vez en mi vida. ¡imaginen mi emoción! (En realidad, lo digo con ironía) ¡Por suerte los marcadores indelebles siguen escondidos! Pero, aun así, la pequeña diabla, ya se ha topado varias veces con una lapicera perdida y ha decorado paredes y hasta el sillón. Claro, no es algo dificil encontrarse una lapicera con dos hermanos en plena varones adolescencia, que suelen dejar todo (y cuando digo todo, es todo), tirado por cualquier lugar.

La verdad, sentarse a hacer la tarea con los mayores es un tema, puesto que no puedo evitar que la niña quiera agarrar una hoja y su cartuchera (si, ya tiene una cartuchera con sus lápices) y comenzar a escribir. O, incluso, garabatear en sus carpetas o libros. Incluso hay unos cuantos libros viejos, que mis hijos mayores usaron en años anteriores, que ya han sido victimas de la pequeña demonia.

Garabatos en niños de 2 a 3 años

El primer trazo que hace un niño en una hoja de papel es un paso fundamental en su desarrollo. Este trazo significa el inicio de la expresión, una expresión que evoluciona junto al niño durante los primeros años de vida.

Aproximadamente entre los 12 y los 18 meses los pequeños empiezan a interesarse por los lápices, las ceras y los rotuladores. Ya pueden agarrarlos con sus manos y les encanta pintarlo todo a su paso, aunque no sea sobre las superficies que deseemos, como el sofá o las paredes.

Garabatos en niños de 2 a 3 años

«Regalito» que mi hijo del medio dejó en mi escritorio

Fases de los garabatos en niños de 2 a 3 años

La etapa en la que el niño hace sus primeros garabatos ocurre entre los 2 y los 4 años. Y se divide en tres fases de garabatos en niños de 2 a 3 años.

Los garabatos desordenados

Son trazos sin ningún orden ni sentido. Varían en longitud y en dirección, incluso mientras los realiza el niño puede mirar hacia otro lado. No hay una coordinación cerebro-ojo-mano.

El niño o tiene intenciones de representar nada con estos garabatos, simplemente sujeta entre sus manos el lapiz, fibrón (o lo que sea) ejerciendo mucha presión sobre el papel.

En esta etapa es cuando es más común que le de lo mismo escribir sobre un papel, folio o sobre una pared o mueble.

Los garabatos ordenados

En esta etapa, los trazos se van perfeccionando, las rayas sin control van tomando forma. El niño descubre cierta relación entre los movimientos que realiza y los trazos que quedan plasmados en el papel.

En esta etapa los trazos suelen ser más largos, y aunque aún toman una dirección impredecible, los realizan con entusiasmo y se esmeran por llenar toda la hoja. Aparecen reiteraciones de trazos circulares, líneas cortadas, puntos, etc. con centros de intersección.

Esta etapa comienza aproximadamente a los 3 años.

Los garabatos con nombre

En esta etapa el niño ya es capaz de representar lo que ve, aunque sus dibujos no se parezca en nada al objeto en cuestión. Los trazos circulares y longitudinales evolucionan hacia formas más reconocibles. El niño da nombre a sus garabatos.

Tiende a centrar el dibujo ocupando distintas partes de la hoja y empieza a elegir los colores con intención. Como el corazón, algo deforme pero con cierta similitud, como hizo el otro día mi hija más pequeña. Incluso diciendo que había dibujado un corazón. Pues si, en esta fase hay una intesión representativa, intenta copiar algo que ha visto. Pues, de hecho, mi hija esta entrando a esta etapa, ya que hasta eligió el color rosado para hacerlo (su color favorito, de hecho)

Esta etapa es la etapa final de los garabatos en niños de 2 a 3 años. Precisamente, mi hija esta por cumplir 3 años. Esta etapa finaliza alrededor de los 3 años, cuando comienza la etapa del dibujo preesquemático, que tiene lugar entre los cuatro y los siete años de edad.

Pero de eso hablaremos en algún otro post. Quizás, cuando mi niña alzance esa etapa.

Fuente: Bebes y más

Artículos recomendados

Deja un comentarioCancelar respuesta