El silencio es salud

Silencio. Hace tanto que no se lo que significa. Silencio. En mi casa eso ya no existe. Aun cuando mis hijos están callados, siempre hay una tele prendida. Gritos, llantos, tele, música, sonidos de juguetes… O todo al mismo tiempo!
El silencio es salud, dicen por ahí. Pero, cuando tenés hijos, el silencio quiere decir «¡anda a ver que quilombo están haciendo!
Mi casa solía ser un caos cuando Sapito Mayor llegó a ella. Pero el caos se multiplicó varias veces por si mismo, cuando el pequeño, al que ya debo dejar de llamar Bebé Sapito, llegó. Las mañanas en las que estaba a solas con ellos eran el mejor ejemplo. No puedo decir con exactitud cuantas veces, el pequeñín, que usualmente estaba en su huevito, comenzaba a gritar desaforadamente, mientras el mayor gritaba como loco, celoso obviamente. Claramente, aquellos que dicen «por ningún motivo lo dejes llorar» es porque no hacen nada en su casa, y tienen un sólo hijo… ¿Quién nunca dejó llorando al recién llegado, sólo por no dejar que el mayor llore, para qué no se sienta excluído, ni celoso? El que no lo haya hecho, que tire la primera piedra. Total, el bebé no entiende, te decís, ingenuamente.

Pues, hoy por hoy debo decir que la cosa, lejos de mejorar, ha empeorado. El pequeño que llora a los gritos, cada vez qur

Artículos recomendados

Deja un comentarioCancelar respuesta